fbpx
(035) 433 4641 - (+57) 314 547 6018 info@redecolsierra.org
0 Items

Las 352 familias asociadas en la Red Ecolsierra exportan el producto de su cosecha desde el Puerto de Santa Marta. Los caficultores reciben beneficios económicos directos y de inversión en infraestructura por respetar el medio ambiente y el trabajo digno.

Para la cosecha de café orgánico que se produce en este momento en el flanco occidental de la Sierra Nevada de Santa Marta, la Red Ecolsierra, una asociación que agrupa a 352 familias caficultoras, aspira exportar unas 1.300 toneladas de café verde a destinos como Estados Unidos, Canadá, Países Bajos y Alemania. Desde 2015 también lo ha hecho a Francia, Bélgica, Australia y Japón.

Alberto Verdecia, asistente comercial de la Red Ecolsierra, explica que los asociados, cuyas fincas están ubicadas en los municipios de Santa Marta, Ciénaga, Aracataca y Fundación, realizan prácticas que procuran la sostenibilidad de los ecosistemas para la producción de un café de especialidad suave que resulta muy atractivo para el público extranjero: “Lo que compran estos clientes no es sólo un café certificado como orgánico, con un sabor propio de los micro-climas de la Sierra Nevada, sino que también reconocen el hecho de que se genere un beneficio económico extra para las familias productoras que les permite mejorar sus condiciones de vida”, enfatiza.

Para ello, los asociados de la Red Ecolsierra cumplen con los requisitos establecidos por las certificadoras internacionales que avalan los procesos de producción agrícola del tipo orgánico, conocidas por sus siglas NOP (EEUU), JAS (Japón), KOC (Korea) y EOS (Unión Europea). Gracias a eso se puede colocar ese café magdalenense en los destinos con normativas de importación muy exigentes.

“Nuestros productores llevan el café desde sus fincas hasta los 7 puntos de acopio de la Red Ecolsierra, luego se realiza el proceso de trillado, se empaca en sacos y se transporta a los puertos marítimos, a petición del importador ya sea a Santa Marta o Cartagena. En contraprestación, reciben un pago por este tipo de café orgánico a partir de un precio influenciado la bolsa de valores, pero también un adicional, en forma de prima social, que obedece al cumplimiento de las normas de Comercio Justo, o Fair Trade, promovidas por la Organización de Naciones Unidas”, detalla Verdecia.

Para acceder a los beneficios de esta prima social, los productores presentan proyectos de mejoras en los procesos productivos en sus fincas, reparaciones o remodelaciones a sus viviendas, adecuaciones de áreas de servicio para los trabajadores y asesorías técnicas. Y es la asamblea de asociados la que decide la forma como se distribuyen los recursos económicos. La Red Ecolsierra también tiene un programa de subsidio para educación de los hijos de los productores que se financia con esta prima.

Jennifer Valbuena, directora de logística internacional de Ecolsierra Export, cuenta que el proceso en los puertos para el despacho del café tarda en promedio 7 días, que es el tiempo necesario para cumplir con los requisitos de exportación, entre los que se cuentan los documentos de aduana, la inspección de la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional, la del Instituto Colombiano Agropecuario y la de la Federación Nacional de Cafeteros. Después se organiza la carga, de acuerdo con las instrucciones de la naviera, se embarca y se monitorea el recorrido hasta que llegue al puerto de destino.

“En la cosecha pasada exportamos 624 mil kilos de café verde de manera directa y otra cifra similar a través de varios socios estratégicos con los cuales se mantienen relaciones comerciales por más de 15 años. Cuando esos granos llegan a su destino el cliente los tuesta y los muele, los empaca y los vende con su marca, con la especificación de que se trata de café proveniente de la Sierra Nevada colombiana. Pero también estamos trabajando para exportar, en el corto plazo, el café empacado, listo para consumo, con nuestra marca Café Tima”, dice Valbuena, lo cual hace parte de un nuevo modelo que se negoció bajo el concepto de tostado en origen que busca afianzar el modelo de transparencia y trazabilidad que lidera actualmente la organización de manera conjunta con sus clientes.