fbpx
(035) 433 4641 - (+57) 314 547 6018 info@redecolsierra.org
0 elementos

La idea es poner en marcha un plan de acción en el que se reconozca la importancia de la mujer como agente productivo y, con ello, equiparar los derechos de las personas que trabajan el campo.

La Red Ecolsierra, que agrupa a 352 familias de productores ecológicos de la Sierra Nevada de Santa Marta, se adhirió al Programa de Reconocimiento por la Igualdad de Género en las Redes de Cooperativas y Asociaciones Rurales, Equipares Rural, con el compromiso de trabajar de forma conjunta y articulada para cerrar las brechas laborales y la discriminación relacionada con el género o el sexo. Durante 2019 fue superada la fase de diagnóstico y para comienzos de 2020 está prevista la implementación del plan de acción.

Equipares Rural es una iniciativa del Ministerio del Trabajo y la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, de la mano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, a través del cual se busca generar una nueva ética de la igualdad que reconozca a la mujer rural como un agente económico capaz y productivo en todas las áreas del mercado laboral, apuntando a modificar imaginarios sociales y prejuicios asociados a hombres y mujeres.

Desde mayo de 2018 la Red Ecolsierra suscribió ante el Ministerio del Trabajo un compromiso de adhesión al Programa Equipares Rural. Así comenzó la fase del diagnóstico organizacional con enfoque de género, en la que se incluyeron actividades de autodiagnóstico, caracterización, encuestas de equidad, grupo focal, entrevistas a profundidad y revisión documental.

Uno de los hallazgos más importantes de esta intervención está relacionado con la necesidad de hacer visible el apoyo de las mujeres a las rutinas de trabajo en las fincas, puesto que muchas de las actividades de ellas complementan las tareas de los hombres. Específicamente, se trata de dar la importancia que tienen tareas como la educación de los hijos, el aseo de las áreas de trabajo, la eficiente administración de los recursos, la preparación de los alimentos (tanto para trabajadores como para miembros del grupo familiar), así como otras más vinculadas con la producción, como son: el lavado, el secado y la clasificación del café.

Víctor Cordero, gerente de la Red Ecolsierra, detalla que apenas el 25% de las familias asociadas en la Red están representadas por mujeres (87) y el otro 75% por hombres (265), mientras que en la unidad de negocio Macana, que promueve el turismo rural comunitario, puesto que de 30 líderes anfitriones, 14 son mujeres: “Nuestra razón de ser es el desarrollo integral de nuestros asociados-agricultores de la Sierra Nevada y eso nos obliga a acometer todas las acciones necesarias para promover el respeto de sus derechos, la equidad y la igualdad. Por eso hemos asumido el reto que nos plantea Equipares Rural y en el 2020 aprovecharemos todas las oportunidades para demostrarlo”, enfatiza.

El Programa Equipares Rural tiene una estructura cíclica cuya primera etapa es el diagnóstico de la asociación o cooperativa frente a los asuntos de género, a partir del cual se crea un Plan de Acción. La segunda etapa se refiere a la ejecución de esas acciones establecidas en el plan, seguido por la verificación del cumplimiento de las metas y, finalmente, la recomendación de acciones necesarias para el cierre definitivo de las brechas de género identificadas.